El Gobierno quiere triplicar las inversiones en la Bolsa

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (Votá)

El Gobierno quiere llevar el mercado de capitales argentinos a un volumen de entre u$s 100.000 a 150.000 millones en los próximos cuatro años. Esto es, triplicar los algo más de u$s 50.000 que se negocian hoy, y que, en relación con la media histórica de los últimos 30 años, implica el menor nivel histórico de participación de los ahorristas. Para esto, y por iniciativa del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y el secretario de Finanzas, Luis Caputo, formaron cuadros públicos y privados con una especie de “selección”, según la frase de uno de los integrantes del gabinete económico. La cabeza será Caputo, y por el Gobierno intervendrán el subsecretario de Finanzas Santiago Bausilli; el asesor legal en Finanzas, Eugenio Bruno; el jefe de Gabinete en Finanzas, Pablo Quirno; y el titular de la CNV, Marcos Ayerra. Por el sector privado, el exsecretario de Finanzas Miguel Kiguel coordinará una especie de “Fundación Pensar” de especialistas privados y locales del sistema financiero, que tendrán la obligación de aportar ideas para el mediano y largo plazo.

Merval Bolsa
Merval Bolsa

La idea de concentrar fuerzas en este capítulo surgió luego de comprobar un dato preocupante: en la exitosa colocación de deuda por u$s 65.000 millones de oferta para pagarles a los fondos buitre y Holdouts (de la que se tomaron u$s 16.500 millones), menos de 10% de los compradores de los cuatro bonos Globales vinieron de la Argentina. Incluso gran parte de los participantes que surgieron del mercado local, fueron los mismos bancos internacionales para colocar parte de los dólares en sus carteras en estos títulos públicos. En otras palabras, y según la fuente, “la colocación de deuda más importante de la historia argentina, prácticamente no tuvo argentinos”. El dato fue notado incluso por varios de los agentes colocadores, que se sorprendieron el porqué de la falta de interés por las entidades y particulares locales de participar en semejante operación. Para el Ministerio de Hacienda la explicación es simple: el mercado de capitales argentino expulsa cualquier tipo de interesado.

Razones hay, y los hombres que comandan el tándem Prat Gay-Caputo las entienden. Entre la cultura financiera cortoplacista argentina, las consecuencias “malditas” de las políticas económicas de los últimos 40 años en los bolsillos de los locales y la imagen de “timba sofisticada” que tiene la Bolsa de Comercio porteña; la posibilidad que haya popularidad en el mercado de capitales local es hoy difícil. Si además se tiene en cuenta los niveles de inflación actuales y acumulados, hoy por hoy las posibilidades de generar interés en el ahorrista medio local (el público que hace grande cualquier mercado en el mundo) son utópicas.

Para el corto plazo ya hay reformas básicas en camino. Lo más profundo son las ideas sobre las que se piensa trabajar, y que implican una reforma más que profunda en el mercado de capitales local. Entre otras cuestiones, se buscará fomentar el sistema de Unidad de Vivienda (UVIs), el esquema que lanzó el Banco Central hace un mes y que aún no tiene el vuelo esperado. Desde Hacienda confían en que cuando la inflación esté controlada y haya un indicador propio y creíble del alza de precios (no antes de septiembre), los UVI pueden relanzarse y convertirse en una buena opción de ahorro en pesos para el mercado local. Obviamente falta, pero la idea es que para cuando eso suceda, el instrumento esté lo suficientemente aceitado como para captar los pesos de la clase media.

Para más adelante se evaluará también la posibilidad de implementar en el país sistemas de Pensiones Privadas como sistemas voluntarios y complementarios a la jubilación tradicional. Se aclara que no se habla de un regreso de las Administradoras de Fondos de Pensión (AFJP), sino en la posibilidad de fomentar instrumentos vinculados al ahorro en el mercado de capitales para el mediano y largo plazo, con eventuales beneficios impositivos. Se trabajará además en la redacción de un nuevo proyecto de modificación de la ley de mercado de capitales que fue sancionada durante el kirchnerismo.

 

Comentar Artículo